lunes, 7 de noviembre de 2016

                                 Dos observadores de #Otro18 en el referendo de Colombia
El pasado 2 de octubre en Colombia triunfó el No. El referéndum buscaba el apoyo ciudadano a los tratados de paz firmados en La Habana días antes entre el Gobierno colombiano y el grupo guerrillero FARC. La población colombiana, sin embargo, no lo aprobó aun con toda la movilización internacional en favor del sí.
Dos miembros de la sociedad civil cubana, Dama de Blanco una y periodista otro, fueron testigos excepcionales de aquellas jornadas. Invitados por la Misión de Observación Electoral (MOE) de Colombia, Ada María López y Arturo Rojas asistieron como miembros de la Red de Observadores de #Otro18, para conocer detalles de la observación electoral, su función y objetivos. Ellos constataron sobre el terreno "la organización que había en el referéndum, se veía un país que tiene cultura de participación, personas que tienen criterios propios y quieren hacerlos valer a través del voto", comenta Ada María.
Todos los partidos, según Arturo, tenían la posibilidad de observar, junto a ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil. Él comenta: "En la mesa que me tocó había personas de diversos partidos, pero tienen que someterse a las reglas de la observación, entre ellas está la imparcialidad y la no manifestación de preferencia alguna. Es algo que se tiene que tomar como ejemplo para hacer las cosas en Cuba".
Ada María y Arturo recibieron instrucciones sobre la labor del observador. Previamente al referéndum tuvieron charlas con partidarios de una y otra opción. Una miembro del equipo negociador que estuvo presente en las negociaciones de La Habana intervino por el sí, en tanto una senadora promovió la opción contraria. Al frente de un equipo de observadores se encontraba un relator a quien debían dirigirse en caso de que percibieran irregularidades, y cada observador tenía una planilla que lo guíaba en su función.
Los dos observadores de la sociedad civil cubana fueron testigos de unos comicios en que los conflictos vigentes estuvieron lejos de impedir la consulta o enfrentar a ninguna de las partes. Muy distinto fue para ellos la llegada a Colombia. La salida de Cuba fue una odisea de prisiones, golpes e impunidad paramilitar, los elementos naturales de la intolerancia castrista.
Detalles de un viaje escabroso
"Ada María tú no vas a Colombia", le dijo a la Dama de Blanco un paramilitar conocido por ella de represiones anteriores, principalmente de los domingos, cuando cada semana asiste a la marcha liderada por Berta Soler. Era el mismo, Yonatan, que la visitó cínicamente en el hospital en que su hija estaba ingresada meses atrás, para sumar a la angustia de la madre la ansiedad y el enojo.
"Tú no vas a viajar a Colombia", le dijo a Arturo un paramilitar que se identificó como Ronald y decía ocuparse de la prensa independiente. Inmediatamente después lo encerraron en la prisión de la estación de policía de El Cotorro hasta garantizar que el vuelo, que debía salir a las cinco de la tarde del día 26 de septiembre, no fuera abordado.
"Motivos de seguridad nacional", esa fue la razón esgrimida por los paramilitares cubanos para la represión.
La visa de ambos observadores había sido facilitada por la Embajada de Colombia, gracias al prestigio de la MOE. En tanto Arturo fue detenido desde el día antes, Ada María fue conducida violentamente a la estación de policía de Regla cuando intentó ir al aeropuerto hacia el mediodía, y estuvo allí hasta la noche, cuando ya el vuelo había partido.
Desde la madrugada, la casa de Ada María había sido rodeada por policías comandados por Yonatan, y el hermano de la Dama de Blanco, Agustín López Canino, fue golpeado y conducido a la estación policial de Santiago de las Vegas y luego al Vivac, donde lo llevaron a la enfermería por los golpes recibidos.
"Como yo tenía la convicción de que iría al referéndum, salí de la cárcel directo para el aeropuerto", comenta Arturo. "Allí le dije a la mujer que se me había ido el vuelo y que necesitaba que me pusieran en el primero que salía para Bogotá. Cuando ella va a hacerme la reserva se percata de que yo estaba ya inscrito en aquel vuelo siguiente.  Mi vuelo y el de Ada María había sido cambiado desde antes de que perdiéramos el anterior para el día siguiente, el 28".
"Cuando Arturo me dijo 'Vamos para Colombia' aquello para mí fue, vaya, imagínate, una sorpresa tremenda. Le dije 'No, espérate, ya me visto'. Entonces me dijo, 'No, para hoy no pudo ser, es para mañana a las cuatro de la mañana'. Entonces preparé todo, por la noche me fui para la Iglesia de La Víbora con mi hijo, que había un pastor dando una conferencia, pero ya me fui para la iglesia con el equipaje. De la iglesia me fui para casa de una hermana cristiana y de allí salí por la madrugada para el aeropuerto".
Ada María y Arturo no se vieron hasta que pasaron el control de inmigración, el vuelo fue abordado antes de tiempo y luego debieron esperar un largo rato de lluvia. Con ellos había miembros de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) que iban a un curso en Colombia
"En el avión iba un señor extranjero que, cuando nos encierran en la guagua, empieza a protestar, porque estaban esperando que faltaba supuestamente un pasajero, que nunca llegó. Entonces el señor comenzó a decir 'Ustedes los cubanos no tienen sangre, no reclaman sus derechos, hasta cuándo, que nos vamos a ahogar aquí en la guagua'. Entonces Arturo le responde 'Señor cállese, que usted no sabe con los cubanos que va a viajar'", comenta Ada María entre risas.
Al llegar a Colombia, el taxista no podía creer que ellos eran los dos cubanos que salían en las noticias. "¿Y ustedes van a regresar a Cuba?", eran las preguntas que se repetían una y otra vez. La MOE entregó en la Cancillería colombiana, así como en la Embajada cubana una nota de protesta por la represión de sus dos invitados. Miembros de la Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD) fueron recibidos en la Embajada de Colombia en La Habana, a donde llevaron una carta para imponer de la situación de Ada María y Arturo.
Cuenta Arturo que el paramilitar responsable de su retención le dijo: "No sé por qué te has involucrado con #Otro18, si eso es algo que no sirve". "Si no sirve, ¿a qué le temen ustedes?", contestó Arturo que pudo sentir poco después, junto a Ada María, la utilidad de las personas como ellos.
Llama la atención la disciplina y colaboración ciudadana en un país como Colombia, que ha estado en un conflicto brutal por más de cinco décadas, frente al desenfreno de los cuerpos represivos de aquel otro país que se escogió como anfitrión para acordar la paz.

Artículo aparecido en: http://www.diariodecuba.com/cuba/1477532342_26293.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Creative Commons License probidad by Boris González Arenas is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Based on a work at probidadcuba.blogspot.com.